Carles Isidoro, Vanessa Aguilar y Juanma Galván entrevistados por Miguel Celades para el programa “La Matrix Holográfica”

Carles Isidoro, Vanessa Aguilar y Juanma Galván entrevistados por Miguel Celades para el programa “La Matrix Holográfica”

Anuncios

LA MATRIX HOLOGRAFICA

La Matrix Holográfica

Programa de Radio La Matrix Holográfica

Vanessa tuvo una experiencia ECM (Experiencia Cercana a la Muerte) en el año 1985, a la temprana edad de cinco años. Esta experiencia despertaría en ella una sensibilidad extra-sensorial, que se acrecentaría a partir del año 2006. En este año, y, con el apoyo incondicional de Joan, vivenció un doloroso y a la vez gratificante Despertar Espiritual (Emergencia Espiritual, en el caso de personas que arrastran traumas y conflictos de suma gravedad) acompañándose éste de la fase de duelo interno que comúnmente ha sido denominado como La Oscura Noche del Alma, y que ella misma describe en su recientemente finalizada obra literaria El Abrazo del Oso de la siguiente forma:

“La Oscura Noche del Alma es el proceso que transforma la personalidad que hemos adquirido -en función de cuáles hayan sido nuestras experiencias y creencias mundanas-, en otra de carácter real, espiritual, auténtica; basada en la Consciencia que deviene de Dios en el interior de nosotros mismos. No podemos experimentar el Amor o Dios de forma sana mientras nuestra alma esté sujeta a versiones contaminadas de nosotros mismos: el alma debe liberarse de las impurezas adquiridas durante su travesía humana, procedentes de experiencias dolorosas, dañinas y traumáticas. El Despertar Espiritual, me dio la oportunidad de transformar esa energía, pues sólo cuando el corazón se ha sanado, Dios puede ocupar un lugar en él”.

Pese a su rechazo inicial -en gran medida suscitada por la incomprensión de una sociedad todavía reticente a la muerte y a la continuación de la Vida después de la Vida- Vanessa asistió a una conferencia sobre duelo en Valencia. A partir de este momento, y acongojada por el dolor que percibió en las personas allí presentes -personas que habían sufrido la pérdida de un ser querido- decidió escribir El Abrazo del Oso, narrando de forma sencilla una ínfima parte de sus experiencias con el mundo invisible.

Juan M. Galván se ha sentido atraído desde la niñez por las cuestiones que rodean al fenómeno de la muerte y de la vida después de la muerte.

“Supongo que es un hecho innato en mí la creencia de que no todo acaba con el fin de esta existencia que vivimos en este cuerpo. Innata no sólo la certeza de que nada termina, ni desaparece, ni se extingue, con el suceso inevitable e irreversible que llamamos “muerte“, sino que, por el contrario, morir significa un verdadero comienzo: un amanecer a otra esfera de consciencia. Creo que, de alguna forma, siempre me he sentido llamado al Conocimiento de aquello que sucede en el instante en que debemos abandonar nuestro envoltorio físico, nuestro hogar temporal, nuestro templo terrestre, cuando llega el momento en que hemos de trasladarnos hacia otro lugar”.

En un principio, su interés se encaminó sólo al conocimiento, al saber empírico, a la búsqueda de pruebas concluyentes que le condujeran por el camino correcto.

“Me documenté, me instruí, aprendí y obtuve el Conocimiento que me proporcionaron otros que ya lo poseían. Mi necesidad personal se vio satisfecha y mi visión de la vida cambió. Una vida cuya materialidad no alcanzaba a satisfacer mi mundo interior.
Yo había dado un gran paso en mi incesante búsqueda de respuestas a la experiencia de la muerte y al hecho de la supervivencia de la consciencia tras la muerte. Me encontré despierto, fortalecido, despojado de miedos y lleno de una vivificante esperanza. Pero, ¿y los demás? ¿Tenía que atesorar ese Conocimiento para mí sólo o debía expandirlo a otras personas? ¿Qué sentido tiene conocer la dirección en la que se encuentra el camino de la Verdad si no se la enseña a otros que necesitan encontrarla? ¿Qué sentido tiene conocer sin poner en práctica?”

“He comprendido que no de una manera ambiciosa debo quedarme en posesión de este Conocimiento, no con la intención de que me sirva a mí sólo, no egoístamente, sino que debo usarlo de un modo altruista. Tampoco debo limitarme a explicarlo de forma meramente didáctica, para que otros comprendan que la muerte no existe, sino exponerlo con un propósito de ayuda. De ayuda a personas que se encuentran en un trance de muerte y de ayuda a las familias de estos moribundos en tránsito hacia la otra Vida”.

 

El abrazo del Oso

Fotos de Carles, Vanessa y Juanma

Carles isidoroJuan Manuel GalvánVanessa Aguilar

O descargatelo aquí:

Descargar programa

Autor: CienciayEspiritu

"El que sabe debe. Y el que no hace lo que debe crea karma" Maxima tibetana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s